Hacia la “Biblioteca Líquida” y otras reflexiones apresuradas

 

(Advertencia: este es un artículo terapéutico. Terapéutico para mi, me refiero. Una tormenta de ideas con cuatro reflexiones apresuradas sobre cosas que me pasan ahora mismo por la cabeza. Lo más probable, conociéndome como me conozco, es que dentro de un par de días mi opinión en relación con alguna de las cuestiones que trataré haya cambiado. Bueno, nada nuevo, pues todavía me sigo preguntando si el Deckard de Blade Runner es o no un replicante).

 

Sobre el #CANONBIBLIOTECAS

 

tv3 canon biblioteques

Clicar en la imagen para reproducir el vídeo

(http://www.tv3.cat/videos/5200011/Canon-a-les-biblioteques-per-prestec-de-llibres)

 

Pasan los días y las aguas de agosto siguen agitadas con las reacciones de rechazo a la aprobación, el pasado viernes, del Real Decreto 624/2014 por el que se desarrolla el derecho de remuneración a los autores por los préstamos de sus obras realizados en determinados establecimientos accesibles al público. Es decir, del decreto que obliga a las bibliotecas públicas a pagar un canon por el préstamo de libros y por el volumen de usuarios que hagan uso de ese servicio.

También pasan los días y permanece cierta confusión en cuanto a las cantidades que se habrán de pagar a partir del 2016, que por lo que parece serán de 0,05 céntimos por usuario que haga uso del servicio de préstamo, 0,004 por préstamo y 0,16 por cada obra con derechos de autor que la biblioteca compre para sus fondos. O sea, que si no me equivoco (cosa difícil siendo de letras como soy) estaríamos hablando de unos 0,054 céntimos de euro (si dejamos al margen la adquisición de libros).

Vista así, la cantidad no parece gran cosa. Pero haciendo cuatro números rápidos la percepción cambia. Tomo como ejemplo el de la biblioteca en la que trabajo, que considero de dimensiones medias, con un volumen de préstamo anual de unos 100.000 documentos (fueron más el 2013, pero es más fácil operar con números redondos).

Si de esos 100.000 consideramos que la tercera parte sería la sometida a canon (no todo el préstamo es de libros), tendríamos que: 30.000 x 0,054 = 1.620€. Y eso sin contar la parte correspondiente a las compras.

En este aspecto interviene otra variable, como es la de conocer con exactitud el número de préstamos sometido al canon: libros con y sin derechos de autor, usuarios que hacen uso del servicio de préstamo pero no de libros, etc., etc.

(Antes de continuar, os recomiendo que sigáis a alguna de las muchas fuentes fiables que podéis encontrar por la red y que van informando sobre esta cuestión. Por ejemplo, la web No al préstamo de pago en bibliotecas, o a Julián Marquina, ya sea a través de su blog o de su twitter si queréis estar al tanto de la evolución del #canonbibliotecas. Como el tema continuará dando de sí serán numerosas las informaciones que se irán generando. Y seguir a Julián permitirá estar al tanto de todo lo que vaya ocurriendo).

Volviendo a la cifra anterior, solo con que estuviéramos hablando de unos 1.500€ – 2.000€ al año se trataría de una cantidad nada despreciable y con la que se pueden organizar muchas actividades durante un año. Una cantidad de la que cual las bibliotecas no creo que están en disposición de prescindir. Más aún cuando existen muchos ayuntamientos que (cortos de miras) han visto en las bibliotecas un equipamiento sobre el que aplicar tijeretazos presupuestarios, en lugar de verlos en términos de rentabilidad social e, incluso, política.

Imagen de www.praga.cervantes.es

La BIBLIOTECA LÍQUIDA

Imagen de www.lrosilloc.blogspot.com

Pero yo no quería hablar de cifras, porque sea como sea me voy a equivocar. Aunque también estoy convencido de que sean las que sean van a tener una gran repercusión en el sostenimiento y desarrollo de las bibliotecas públicas.

Y tampoco estoy defendiendo que no haya que contemplar todo lo relativo a la defensa de los derechos de autor. Se trata de un asunto con tantas aristas y perspectivas que requiere de un análisis pausado al que acudir con la mente limpia, sin apriorismos.

Simplemente intento reflexionar al respecto de una ecuación que me parece errónea, como es la de considerar que el préstamo es un enemigo de los autores. ¿Y qué ocurre con la parte de difusión que llevan a cabo las bibliotecas? ¿Qué ocurre con los problemas de acceso a la cultura de determinados sectores sociales?

Creo, en resumen, que si nos ceñimos al caso del producto “libro”, bibliotecas, editores, autores, libreros y cualquier otro agente que tenga algo que ver con él juegan en el mismo equipo. No son rivales. Aunque parece que no todo el mundo lo entiende así.

Pero, como decía al principio, todo esto no son más que apreciaciones apresuradas seguramente equivocadas. Lo que me interesa es aprovechar la ola para insistir en algunas reflexiones ya expresadas sobre los cambios que se están produciendo en el mundo bibliotecario.

Cada vez más profundos, cada vez afectando más a lo que durante años ha formado parte de los cimientos de las bibliotecas, creo que ha llegado el momento de reaccionar, de tomar las riendas, de reinventarse y redefinirse, de adaptarse de verdad a los nuevos tiempos.

Ahora es el pago por préstamo, dentro de poco será la competencia de plataformas de préstamo digital, mañana será el disponer de servicios obsoletos que no respondan a las necesidades de los usuarios, pasado será la aparición de… en fin, de lo que sea que acabe provocando un nuevo terremoto bibliotecario.

 bibliotecario-del-futuro

Imagen de www.dokumentalistas.com

 

En el título de este artículo hablaba de “biblioteca líquida”, apropiándome del concepto de “modernidad líquida” de Zygmunt Bauman que con tanto acierto define los nuevos tiempos. En esencia, lo que Bauman defiende es (y cito de la Wikipedia):

“…la búsqueda de la identidad como tarea y responsabilidad vital del sujeto. (…) En la modernidad líquida las identidades son semejantes a una costra volcánica que se endurece, vuelve a fundirse y cambia constantemente de forma. Parecen estables desde un punto de vista externo, pero al ser miradas por el propio sujeto muestran su fragilidad y desgarro constante (…). En la modernidad líquida es necesario “hacerse con una identidad flexible y versátil que haga frente a las distintas mutaciones que el sujeto ha de enfrentar a lo largo de su vida”.

No resulta difícil aplicar los planteamientos anteriores a la realidad actual de las bibliotecas. ¿No es una necesidad actual del entorno bibliotecario el de fabricarse una “identidad flexible y versátil”? ¿Prepararse para enfrentar las “distintas mutaciones” que se encontrará en el camino?

Dos artículos en los que también se hace referencia al concepto de “biblioteca líquida” son:

– esta presentación en la que se habla de un Proyecto de Biblioteca Líquida,

– y este otro artículo del cual me parecen muy acertados los fragmentos siguientes:

“Pero el mundo que nos rodea no es ni claro, ni definido, ni preciso. Más bien todo lo contrario. La desmaterialización a la que hacía referencia debe entenderse como una descomposición líquida del edificio de la biblioteca.”

Los bibliotecarios ya hace tiempo que tenemos una identidad líquida, poco definida y en constante evolución.”

 

Y también os recomiendo la lectura de la interesante serie de artículos escritos por Bernat Ruíz sobre las Bibliotecas Públicas, y en los que se trata sobre algunos de los cambios que tienen que ver con el entorno bibliotecario.

 

Imagen de www.kendocrinologia.blogspot.com

Son tiempos de redefinición, de volver a ubicarse en el entorno social, de reivindicar una posición de liderazgo en el ámbito sociocultural. No es, evidentemente, tarea fácil. Pero si no se hace ya la realidad puede acabar atropellando a las bibliotecas, con el incalculable coste social que esa situación provocaría.

Supongamos que has llegado hasta aquí y que estás mínimamente de acuerdo con alguna de estas ideas. La pregunta siguiente es: ¿y por dónde empezar? Bueno, si tuviera la respuesta supongo que no estaría escribiendo artículos supuestamente terapéuticos, digo yo.

Así que, mientras tanto, solo se me ocurren algunas reflexiones improvisadas, pensamientos ligeros, como decía aquella canción.

ACTITUD

 Imagen de www.globedia.com

 

A menudo, la mejor defensa es un buen ataque, y quizá sea hora de coger las riendas, pelear por posicionarse como el principal referente cultural de la mayoría de los municipios. ¿Alguien conoce algún equipamiento con un volumen de usuarios mayor y más variado que el de una biblioteca? Yo tampoco.

Y, sin embargo, todavía hay poblaciones en las que las bibliotecas parecen ser equipamientos de segunda frente a otros artefactos culturales que, con todos los respetos, no mueven ni la décima parte de actividad social y cultural que una biblioteca. Así que es hora de pelear para reclamar lo que es propio.

 

REDISEÑAR SERVICIOS

 

Imagen de www.educ.ar

Adaptarse a los nuevos tiempos es clave para el futuro de las bibliotecas. Las necesidades sociales han cambiado, los usuarios buscan respuestas diferentes para nuevas preguntas. Las nuevas tecnologías lo han cambiado todo, y ya no basta con ofrecer estanterías llenas de volúmenes.

Ahora también es necesario ofrecer formación, orientar en el océano de Internet, eliminar mesas y sillas y sustituirlas por pantallas, ofrecer los espacios bibliotecarios como lugares para compartir conocimiento

BIBLIOTECAS COMO PILAR DE LA ENSEÑANZA

 Imagen de www.marcelamomberg.wordpress.com

Trabajar en coordinación con los centros de enseñanza pero de manera efectiva, organizando mesas sectoriales y observatorios de la educación y la enseñanza en los que compartir proyectos, poner sobre la mesa necesidades, diseñar productos formativos para los alumnos…

 

EPICENTRO DEL MUNDO DEL LIBRO

 

Imagen de www.akantilado.wordpress.com

 

Las bibliotecas deben seguir manteniéndose como núcleo de unión de todos los agentes de la cadena del libro, editores, autores, libreros y lectores, y asumir y reivindicar su papel de punto de encuentro idóneo para todos ellos, en tanto que disponen de una situación de privilegio en ese escenario.

Y, por supuesto, liderar el proceso de tránsito hacia el libro electrónico, formando a los usuarios, incorporando el ebook como elemento natural de su territorio, desarrollando una labor pedagógica para dar a conocer las nuevas tendencias en lectura digital, facilitando el acceso a la narrativa transmedia y todas las posibilidades de las nuevas tecnologías, incorporando la realidad aumentada a sus espacios, defendiendo incluso el tránsito del papel a la pantalla...

Porque en este proceso, guste o no guste, no hay marcha atrás.

ESPACIO MULTIFUNCIÓN

 

Imagen de www.lasindias.com

 

No existe equipamiento más adecuado y con tantas potencialidades como una biblioteca para la realización de múltiples actividades, de temática diversa, dirigida a públicos diferentes, con un uso tan amplio de sus espacios.

Hay que cambiar la mentalidad de “edificio contenedor” y pasar a ser un auténtico “espacio líquido”, multifunción, adaptable, flexible, modular…

FINANCIACIÓN

 

Imagen de www.lisdb.blogspot.com

El canon de las bibliotecas ha abierto la caja de los truenos. Es una medida que afecta directamente al presupuesto (escaso, recortado, cada vez más reducido) de las bibliotecas. Pero lamentarse sirve de bien poco. Hay que pasar a la acción. Y pasar a la acción, en este caso, significa conseguir el dinero de donde sea. ¿Servicios Premium en las bibliotecas? ¿Alquiler de las salas? ¿Por qué no?

Cobrar el equivalente a dos cervezas a año a cambio de todo lo que ofrece una biblioteca me parece que no es ninguna barbaridad. Hay que comenzar a pensar en buscar formas de financiación, poner en marcha proyectos de crowfunding, avanzar en fórmulas de merchandising, asegurarse lo que por un lado se recorta e intentar ser, en la medida de lo posible, lo más autosuficiente que se pueda para determinados servicios y actividades.

RESUMIENDO

 

Imagen de www.lisnews.org

 

La biblioteca ha de pelear por su territorio, hacerse valer, reivindicarse como equipamiento imprescindible en el entorno socio cultural de cualquier municipio, dejar de ser “el pariente pobre de la cultura española” (en palabras de Bernat Ruíz).

Y para ello no hay otra que pelear con uñas y dientes, ser imaginativos y, sobre todo, estar abiertos a cualquier tipo de cambio por radical que este sea.

Pero bueno, como decía al principio, esto no es más que un deslavazado artículo terapéutico del cual ya comienzo a tener dudas. Y comienzo a dudar entre echar la vista atrás o clicar en “Publicar”.

Por si las moscas, añadiré una advertencia más como final:

 Imagen de www.hackplayers.com

 

P.D. Y la próxima vez que me duela la cabeza prometo tomarme una Aspirina

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s